Sierra de El Hoyo

Es una unidad natural de un alto valor ecológico, transición entre las Sierras de Alcudia y Sierra Madrona, en donde destaca la Sierra del Herruzo, con una altura máxima de 1.103 m. Es refugio de bosques de una singular belleza, cuya cubierta arbórea está dominada por la encina y el alcornoque.

La fauna presente es la propia de este tipo de bosques, destacando especies como el águila real, el búho real, el meloncillo, la garduña, el ciervo, el jabalí, el corzo, etc. Destacar la presencia del lince ibérico, al ubicarse esta zona en el área de campeo del Parque Nacional de Andújar, potenciando el ya de por sí alto valor ecológico de estas sierras.

Sierra Norte de Alcudia

Se extiende desde el sur de Chillón y Almadén y Almadenejos (al oeste y noroeste de la comarca) hasta San Lorenzo de Calatrava y Huertezuelas. A lo largo de una centena de kilómetros se encadenan una serie de sierras como la Sierra de la Solana de Alcudia, la Sierra de Cabezarrubias del Puerto, la Sierra de Puertollano y el Morrón de Almansa. Se trata de una alineación cuarcítica, cuya altitud asciende hacia el este, desde los 700 m hasta los 1.100 m, siendo las alturas más habituales entre 800 y 1.000 m. La alineación, bastante continua, sólo se ve interrumpida por fracturas aprovechadas por los ríos e incluso por la red viaria de la zona. Así, nos encontramos Puerto Pulido (lugar por donde discurre la carretera nacional 420), Puerto Mestanza, la Hoz del Fresnedas-Ojailén o el Puerto del Robledo, que separa esta unidad de la Sierra de San Andrés.

Dentro de la unidad destacar el monumento natural del volcán hidromagmático de la Laguna de la Alberquilla, ubicado en lo alto de la Sierra de Puertollano, en el término municipal de Mestanza.

Dada su gran longitud y teniendo en cuenta el descenso pluviométrico hacia el este podemos encontrar una gran variedad en el paisaje vegetal. Todo este conjunto está cubierto por encinares y sus etapas de degradación principalmente, resaltando la introducción del olivar como un cultivo de secano leñoso que ha entrado a formar parte del paisaje de la comarca, en las sierras y pie de monte de muchos de los pueblos que la conforman.

Sierra Sur de Alcudia

Discurre paralelamente a la Sierra Norte de Alcudia de la que la separa el Valle de Alcudia, en torno a quince kilómetros. Se prolonga a través de unos 90 km con la misma dirección y con alturas predominantes de en torno a los 1.100 m.

Incluye desde las cercanías de Alamillo, con la Sierra de Valtravieso, a través de la Sierra de la Umbría de Alcudia (con la altura conocida como la Plaza del Judío, de 1.100 m) y las Sierras del Rey, Valdoro y Solana del Pino, hasta Chorrillo y Fresno, ya en el extremo oriental. También aquí destacan las fracturas, aprovechadas por vías de comunicación y por ríos, como el Puerto de Niefla, la hoz de Valdoro, en el río Montoro, y la del Fresnedas-Montoro.

La cubierta vegetal presenta una gran riqueza florística, dominando el estrato arbóreo, con especies propias del monte mediterráneo como la encina, el alcornoque, el quejigo y el roble en las zonas más altas y umbrosas, mientras que en el estrato arbustivo son los brezos, los madroños y los lentiscos las especies dominantes. Además añadir la importante avifauna presente, que ha dado lugar a la declaración de Zona de Especial Protección de las Aves de gran parte de esta unidad natural, siendo un claro reflejo los crestones cuarcíticos de Solanilla del Tamaral, que albergan una gran colonia de buitres leonados, entre otras especies.

Sin duda, nos encontramos ante un lugar de un alto valor ecológico como consecuencia de la escasa intervención humana y el alto grado de conservación.

Sierra de Almodóvar del Campo

Constituye una doble pero estrecha alineación labrada en las duras cuarcitas armoricanas y es algo más elevada y húmeda que la sierra de Villamayor, situada más al norte. Dentro de su conjunto destacar la Sierra del Torozo con la Hoya del Mesto (905 m), la Sierra de la Graja con la Peña de la Graja (930 m), la Sierra del Talaverano con el Cerro de la Hoya del Escribano y la Sierra Decarada de la Santa (935 m).

Dentro de la unidad mencionar las manifestaciones volcánicas del Negrizal de la Viñuela, localizado en las cercanías de la Viñuela, y el volcán de las Huertas, ubicado en el Cerro de San Patricio, en las inmediaciones de Almodóvar del Campo, junto al volcán de los Molinos y cráter de la Laguna, donde aparece un pequeño derrame que se extiende por las laderas hacia el norte.

La vegetación está dominada por el conjunto del encinar, si bien se ve enriquecida en las umbrías por elementos más subhúmedos; en contraposición las solanas gustan de un estado de degradación mayor, con predominio de jarales y tomillares.

Resaltar en todo su conjunto la influencia del hombre en la cobertura vegetal con la implantación de olivares. El olivar es un cultivo de secano leñoso que ha entrado a formar parte del paisaje de la comarca, en las sierras y pie de monte de muchos de los pueblos que la conforman.

Como monocultivo que es, reserva en su interior una gran diversidad faunística, ligada directa e indirectamente a su fruto, la aceituna, base alimenticia de muchos roedores y aves, fuente primordial en la cadena trófica de muchos depredadores propios del monte mediterráneo.

Como elemento integrador del paisaje, el olivo se enriquece en sus márgenes por especies vegetales propias del monte mediterráneo, como son la encina, la coscoja o el madroño, supervivientes de la vegetación autóctona que aún perdura en los cantorrales, desempeñando una función muy importante no sólo como resguardo, guarida o refugio de muchos animales, sino como elemento de protección del suelo ante los efectos de la persistente erosión que se lleva a cabo en estos cultivos.

Sierra de San Lorenzo de Calatrava

Continuación de la Sierra de la Umbría de Alcudia, fragmentada por medio por la confluencia de los ríos Montoro y Fresnedas, a través de la Hoz de Riofrío, es una unidad paisajística de alto valor ecológico. Su orientación es de oeste a este, labrada sobre la dura cuarcita armoricana, donde destaca la Sierra de las Tembladeras, con el Fresno a 1.165 m, y la Sierra del Agua, con una altura máxima de 1.037 m en el pico del Agua.

La presencia del río Rigüelo en el pie de monte le comporta un valor natural importante, desde el punto de vista hidrológico y de la vegetación que alberga.

La cubierta vegetal se encuentra dominada por enebrales en las zonas más rocosas y elevadas, mientras el estrato arbóreo se encuentra dominado por encinas, alcornoques, quejigos y robles en las zonas más altas y umbrosas, enriquecido con especies propias del monte mediterráneo como brezos, madroños, cornicabras, lentiscos, mirtos, agracejos, acebuches, durillos, piruétanos, etc.

Toda esta diversidad botánica se complementa con una rica y variada fauna, en donde destacan especies como el águila real, el águila perdicera, el buitre leonado, el carabo común, el ciervo, el jabalí, el corzo, el meloncillo, la comadreja, el tejón, el lobo ibérico, etc.

Mostrando 5 resultados