Tirteafuera, España
Camino de Villamayor Villamayor de Calatrava Castilla-La Mancha 13595 ES

Enmarcada al suroeste por el Macizo de Canalizos-Navacerrada y al noreste por las Sierras de Cabezarados-Luciana, se extiende una de las mayores depresiones del territorio, sólo parcialmente incluida en el ámbito de la Comarca del Valle de Alcudia. Se trata de un domo anticlinal ampliamente desventrado, que muestra profusamente las series más antiguas de la estratigrafía de la zona.

La topografía es suave y monótona y casi nada interrumpe los amplios llanos, excepto los riachuelos que se encajan en ellos, destacando especialmente el Río Tirteafuera. En cuanto a la morfología, son dos los elementos que configuran el paisaje descrito: los glacis de raña que, arrancando de los pie de monte a 700 m, se extienden hacia el centro de la depresión, y las mesas o cabezas, como la toponimia local las denomina, que se han labrado en el abundante roquedo precámbrico.

Por su acusada influencia humana, mediante la implantación de cultivos herbáceos de secano, la diversidad está reservada a la fauna. Se establece, por tanto, un interesante mundo de relaciones entre animales que dependen de un mismo recurso y que, por tanto, oscila al ritmo impuesto por el calendario del cereal.

Río Tirteafuera, Ciudad Real, España 0.4 kilometros

El río Tirteafuera nace en la Sierra de Calatrava, describiendo una trayectoria sensiblemente paralela al Guadiana en dirección este-noroeste, hasta cerca de Abenójar, desde donde se dirige al norte hasta su desembocadura en el Guadiana después de formar numerosos meandros. Declarado Lugar de Interés Comunitario, configura la también denominada Depresión del Tirteafuera.

Laguna de Cucharas, Ciudad Real, España 8.61 kilometros

Laguna de carácter endorreico, en áreas llanas sobre materiales calcáreos, donde se ha originado una depresión muy suave, como consecuencia de la facilidad que tienen las calizas de disolverse en presencia de agua. La laguna constituye una auténtica isla de fauna y vegetación palustre, en medio de un mar de cultivos de cereales y de viñedos.

Volcán del Negrizal de la Viñuela 9.53 kilometros

Volcán efusivo asociado a la fracturación del flanco del anticlinal de Argamasilla-Tirteafuera. Consta de un cono y de coladas que descienden desde las laderas de la sierra hacia el Valle del Ojailén.

Sierra de Almodóvar del Campo 9.96 kilometros

Constituye una doble pero estrecha alineación labrada en las duras cuarcitas armoricanas y es algo más elevada y húmeda que la sierra de Villamayor, situada más al norte. Dentro de su conjunto destacar la Sierra del Torozo con la Hoya del Mesto (905 m), la Sierra de la Graja con la Peña de la Graja (930 m), la Sierra del Talaverano con el Cerro de la Hoya del Escribano y la Sierra Decarada de la Santa (935 m).

Dentro de la unidad mencionar las manifestaciones volcánicas del Negrizal de la Viñuela, localizado en las cercanías de la Viñuela, y el volcán de las Huertas, ubicado en el Cerro de San Patricio, en las inmediaciones de Almodóvar del Campo, junto al volcán de los Molinos y cráter de la Laguna, donde aparece un pequeño derrame que se extiende por las laderas hacia el norte.

La vegetación está dominada por el conjunto del encinar, si bien se ve enriquecida en las umbrías por elementos más subhúmedos; en contraposición las solanas gustan de un estado de degradación mayor, con predominio de jarales y tomillares.

Resaltar en todo su conjunto la influencia del hombre en la cobertura vegetal con la implantación de olivares. El olivar es un cultivo de secano leñoso que ha entrado a formar parte del paisaje de la comarca, en las sierras y pie de monte de muchos de los pueblos que la conforman.

Como monocultivo que es, reserva en su interior una gran diversidad faunística, ligada directa e indirectamente a su fruto, la aceituna, base alimenticia de muchos roedores y aves, fuente primordial en la cadena trófica de muchos depredadores propios del monte mediterráneo.

Como elemento integrador del paisaje, el olivo se enriquece en sus márgenes por especies vegetales propias del monte mediterráneo, como son la encina, la coscoja o el madroño, supervivientes de la vegetación autóctona que aún perdura en los cantorrales, desempeñando una función muy importante no sólo como resguardo, guarida o refugio de muchos animales, sino como elemento de protección del suelo ante los efectos de la persistente erosión que se lleva a cabo en estos cultivos.

Volcán de la Laguna-Laguna de Almodóvar 10.18 kilometros

Cráter explosivo (Maar) con borde anular de depósitos freatomagmáticos, originado al contactar el magma con una bolsa de agua superficial, que provocó una erupción muy explosiva y violenta. En el fondo de este cráter se ha producido la aparición de una laguna de régimen endorreico, que ha permitido la instalación de una flora y vegetación higrófila.

Almodóvar del Campo, Ciudad Real, España 10.41 kilometros

Volcán efusivo que desarrolla una pequeña colada que desciende por la ladera norte del Cerro de San Patricio hacia el volcán del Cerro de los Molinos.

Volcán de los Molinos 11.2 kilometros

Volcán de erupción estromboliana que contaba con un amplio cono, prácticamente destruido por las actividades extractivas. Junto a él en la misma fractura se desarrolla un cráter de explosión tipo Maar.

Almodóvar del Campo, España 11.53 kilometros

Se trata de un área con tendencia a la circularidad, como ocurría con los macizos vecinos. La planitud (entre 650 y 680 m) es la nota más destacada de la topografía de esta depresión, que disminuye de altura desde los marcos serranos hacia el centro y de este a oeste. De los llanos modelados sobre materiales precámbricos y también neógenos (calizas y margas) resaltan determinados elementos morfológicos. Los más importantes son los elementos volcánicos, como el cráter de los Molinos y el volcán hidromagmático de la Laguna de Almodóvar.

Por su parte, el río Tirteafuera y sus afluentes se han encajado levemente en este conjunto de llanos. En los bordes de la depresión y en contacto con el pie de monte también se ven llanadas tipo glacis a 680-700 m. También existen áreas endorreicas, desecadas en la época estival, en función del escaso desarrollo de la red fluvial superficial en esta depresión rellena de material calcáreo, muy favorable a su disolución. Pueden citarse las lagunas de Almeros y Cucharas.

La mayor aptitud de los suelos de esta unidad para el cultivo ha hecho que el hombre no haya dejado más que en unos pocos lugares ciertos rastros de la vegetación natural, dominada en su conjunto por el complejo del encinar.

Laguna del Retamar 13.13 kilometros

Laguna de carácter endorreico, originada por la presencia de zonas deprimidas en las que se acumulan las aguas, y en la que, debido a las altas temperaturas estivales, su volumen va viéndose reducido como consecuencia de la evaporación, hasta desecarse en su totalidad, quedando entonces una zona blanquecina de sales precipitadas.

Volcán del Cabezo del Retamar 13.36 kilometros

Volcán efusivo constituido por rocas masivas y coladas de poca trayectoria que genera una morfología típica de domo. Se alinea con una estructura explosiva de carácter freatomagmático que se encuentra en sus proximidades.

Río Valdeazogues, Ciudad Real, España 18.33 kilometros

El río Valdeazogues discurre unos 30 kms a través de la comarca creando paisajes irrepetibles, a medio camino entre sierra y llano. Ambas riberas están repletas de vegetación, en donde los fresnos, sauces, tamujo y adelfas predominan en su conjunto.

Como río de la cuenca del Guadiana muestra unos procesos erosivos más atenuados, derivados de un encajamiento menor de la red fluvial. Esto permite el desarrollo de valles abiertos donde se generan llanuras de inundación y donde los depósitos aluviales quedan perfectamente individualizados, formándose niveles de terraza.

Volcán del Cerro Almagrero 19.34 kilometros

Volcán efusivo constituido por rocas masivas (basaltos) que desarrolló una colada de dimensiones medianas orientada hacia el sur. Pertenece a las bandas de actividad marginal del Campo de Calatrava.

Valle de Alcudia 22.03 kilometros

Es una de las depresiones con más personalidad geográfica de la Meseta Sur, dadas sus grandes dimensiones y sus caracteres relativamente semejantes a lo largo de unos 100 km de NO a SE, que es su dirección general. Su anchura, bastante homogénea, es de 10 a 15 km, por lo cual el término de valle califica bien esta gran depresión. Sin embargo, su carácter perfectamente cerrado, individualizado y continuo procede, en buena parte, de las alineaciones serranas que lo enmarcan.

En realidad, puede descomponerse en tres tramos: el oriental con presencia de importantes barrancos y vallejos que accidentan con gran profusión el valle (550–800 m), el central que resulta el más llano (720–760 m), y el occidental con caracteres de transición entre los anteriores (400–650 m). Esta diferenciación resulta de la desigual incidencia de la red fluvial con mayor capacidad en los extremos y mucho menor en el centro del Valle.

Las precipitaciones anuales oscilan entre 500 y 550 mm, siendo por tanto un sector algo menos seco que las depresiones del Campo de Calatrava, situadas al norte. Por eso, es el complejo vegetal del encinar el que domina, pero las formaciones que aparecen son extraordinariamente abiertas dados los seculares usos ganaderos del valle. Además de las dehesas de encinas suele ser habitual la retama, que la acompaña con frecuencia en estado adehesado. Los pastizales, que constituyen también una nota dominante de Alcudia, están compuestos por vallicares y majadales. En los múltiples barrancos que accidentan el valle y al amparo de condiciones más húmedas suelen progresar los tamujales.

Los encinares adehesados presentes en la mayor parte de Alcudia y los característicos pastizales otorgan un valor natural y sobre todo faunístico, rural y cultural extraordinario. La notable longevidad de las encinas es una característica que se encuentra aquí muy bien representada, con muchos ejemplares centenarios y uno de ellos (la Encina de las mil ovejas) al que la tradición popular le asigna casi el milenio.

Laguna Volcánica de Michos 23.05 kilometros

La Laguna de Michos, ubicada en el término municipal de Abenójar, se caracteriza por tener su origen en un cráter de explosión del tipo maar con una geometría completa, muy bien conservado. Posee un alto valor paisajístico al ubicarse la laguna al pie de una sierra cuarcítica, en el límite con una amplia zona llana, lo que conforma un conjunto de gran belleza.

Río Tablillas, Ciudad Real, España 23.54 kilometros

Río de la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, está declarado Lugar de Interés Comunitario. Presenta numerosos saltos de agua y un entorno casi salvaje, configurando un paisaje muy quebrado y sinuoso.

Embalse del Tablillas 24.58 kilometros

Pantano sanitario construido en 1950 que regulariza las aguas del río Tablillas. Está dedicado al abastecimiento de la población y del complejo industrial de Repsol. Se sitúa en el término municipal de Hinojosas de Calatrava.

Macizo Volcánico de Calatrava 26.49 kilometros

El Macizo Volcánico de Calatrava, con sus 3.550 ha. y más de una decena de formaciones volcánicas de interés, constituye la unidad volcánica más extensa y mejor conservada existente en la región. El grado de conservación natural de las unidades volcánicas presentes en este espacio natural protegido es bastante bueno, ya que aún no están excesivamente erosionadas, siendo posible reconocer perfectamente todos los elementos volcanoestructurales: cráteres, coladas, anillos de tobas y maares. En definitiva, es un espacio con un alto valor desde el punto de vista geomorfológico y paisajístico, por el número y variedad de formas volcánicas que podemos descubrir en él, y con un gran interés desde el punto de vista científico, por cuanto nos ayuda a interpretar la historia geológica de la región.

Laguna Volcánica de La Alberquilla 26.94 kilometros

Depresión crateriana asociada a una explosión freatomagmática que genera un cráter de unos 1.000 metros de diámetro mayor y una profundidad de unos 160 metros. Esta explosión provocó la desaparición de un gran volcán estromboliano relacionado con las coladas del Burcio, Villalba y la Gitana.
Está declarado monumento Natural por el Decreto 211/1999, de 5 de Octubre, con una superficie de 111 hectáreas. Su particularidad radica en ser la única laguna de carácter volcánico que se encuentra ubicada en la parte alta de una sierra cuarcítica.

Río Quejigares, Ciudad Real, España 27.23 kilometros

El río Quejigares discurre a lo largo de 17 km desde su nacimiento hasta la confluencia con el río Fresnedillas. Es un río pequeño, pero relevante y activo, que drena la mayor parte de la escorrentía del macizo de Canalizos-Navacerrada. Cuenta con el mayor robledal del entorno de los Montes de Ciudad Real y está declarado Lugar de Interés Comunitario.

Volcán de los Castillejos de la Bienvenida 27.27 kilometros

Aparato volcánico declarado Monumento Natural por el Decreto 208/1999 con una superficie de 197 Ha., constituido por tres afloramientos alineados en una misma fractura de aproximadamente un kilómetro, de dirección NNO-SSE, y por una colada que surgió del conducto principal. Tiene un marcado carácter efusivo construyendo una morfología tipo domo con coladas de pequeña entidad.

Embalse del Montorillo 28.36 kilometros

Pantano sanitario construido en 1950 que regulariza las aguas del río Montoro. Está dedicado al abastecimiento de la población y del complejo industrial de Repsol. Se sitúa entre los términos de Hinojosas de Calatrava y Solana del Pino, en pleno Valle de Alcudia.

Río Montoro 28.85 kilometros

El río Montoro tiene su nacimiento en Sierra Madrona, en el término municipal de Fuencaliente, al pie del Pico del Judío. En su tramo más alto puede reconocerse un mosaico bien conservado de tamujares, alisedas, y fresnedas; además aparecen espinares de orla, saucedas, brezales higrófilos y diversas formaciones helofíticas, acuáticas y anfibias. En los terrenos cercanos al río se encuentran numerosas manchas boscosas y adehesadas de encinar y quejigar. A continuación se interna en el Valle de Alcudia, pasando por el término municipal de Mestanza, en donde se represa su caudal para aprovechamiento de uso humano en los pantanos del Tablillas y del Montoro. El tramo final del río es el más desfavorecido, pues a duras penas mantiene en los meses más secos del año la vegetación de ribera con el poco caudal que filtra la presa, aunque siguen persistiendo tamujales y adelfares. Poco después confluye con el río Fresnedas para formar el río Jándula.

Embalse del Montoro 28.85 kilometros

Pantano sanitario construido en 1950 que regulariza las aguas de los embalses del Tablillas y del Montorillo. Está dedicado al abastecimiento de la población y del complejo industrial de Repsol. Se sitúa entre los términos de Hinojosas de Calatrava, Mestanza y Solana del pino, en pleno Valle de Alcudia.

Colada de la Gitana 29.3 kilometros

Colada volcánica asociada a un volcán estromboliano desaparecido en una erupción explosiva de carácter freatomagmática. Se relaciona con las coladas de Villalba y el Burcio y con el volcán hidromagmático de la Alberquilla.

Macizo de Canalizos-Navacerrada 29.35 kilometros

Parcialmente incluido en la Comarca del Valle de Alcudia, es el conjunto de sierras que se sitúan entre la ribera del Gargantiel y el río Fresnedillas. Se encuadra entre la depresión de Abenójar al Norte, y la cuenca de Almadén al Sur. Constituye el extremo occidental de uno de los pliegues anticlinales característicos de los Montes de Ciudad Real. Dentro de esta unidad, en las proximidades de Fontanosas se encuentra uno de los escasos afloramientos graníticos del territorio.

Climáticamente se constituye como una de las áreas de mayor humedad de los Montes de Ciudad Real y también de la zona estudiada, llegándose a registrar entorno a 600-650 mm.

La vegetación potencial representada por encinares, alcornocales y quejigares, favorecida por la humedad de este sector, presenta un buen estado de conservación. A la variedad florística se añade el interés y variedad de la fauna de la zona, aspectos que llevan a catalogar a la Sierra de Canalizos como Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección de las Aves, sin olvidar la declaración de Lugar de Interés Comunitario al recorrido del río Quejigares por esta unidad natural.

Colada de Villalba 29.66 kilometros

Colada volcánica asociada a un volcán estromboliano desaparecido en una erupción explosiva de carácter freatomagmática. Se relaciona con las coladas de la Gitana y el Burcio y con el volcán hidromagmático de la Alberquilla.

Colada del Burcio 30.15 kilometros

Colada volcánica asociada a las de la Gitana y Villalba, pertenecientes a un gran volcán de erupción estromboliana desaparecido en un proceso explosivo de carácter freatomagmático, relacionado con el cráter explosivo de la Alberquilla.

Encina milenaria o de las mil ovejas 30.57 kilometros

Encina declarada Árbol Singular, situada en el sector central del Valle de Alcudia junto al pie de monte de la Sierra de la Umbría de Alcudia, en la finca Hato Blanco, dentro del término municipal de Almodóvar del Campo. Encina de gran interés cultural y natural, dada su longevidad cercana al milenio y a sus grandes dimensiones, unos 20 metros de diámetro de copa y de gran porte, características que la definen tradicionalmente con su nombre popular, Encina de las Mil Ovejas, pues bajo la sombra de su copa pueden llegar a juntarse hasta 1.000 ovejas.

Hoz de Valdoro 31 kilometros

Es una gran hendidura que atraviesa de lado a lado el crestón cuarcítico de la Sierra de la Umbría de Alcudia, producida por un proceso de intensa erosión remontante del río Montoro.

Volcán de la Cayetana 31.03 kilometros

Domo volcánico constituido por rocas masivas sin coladas definidas que se desarrolla en la fracturas del pie de monte de la Sierra Norte de Alcudia.

Sierra Norte de Alcudia 31.18 kilometros

Se extiende desde el sur de Chillón y Almadén y Almadenejos (al oeste y noroeste de la comarca) hasta San Lorenzo de Calatrava y Huertezuelas. A lo largo de una centena de kilómetros se encadenan una serie de sierras como la Sierra de la Solana de Alcudia, la Sierra de Cabezarrubias del Puerto, la Sierra de Puertollano y el Morrón de Almansa. Se trata de una alineación cuarcítica, cuya altitud asciende hacia el este, desde los 700 m hasta los 1.100 m, siendo las alturas más habituales entre 800 y 1.000 m. La alineación, bastante continua, sólo se ve interrumpida por fracturas aprovechadas por los ríos e incluso por la red viaria de la zona. Así, nos encontramos Puerto Pulido (lugar por donde discurre la carretera nacional 420), Puerto Mestanza, la Hoz del Fresnedas-Ojailén o el Puerto del Robledo, que separa esta unidad de la Sierra de San Andrés.

Dentro de la unidad destacar el monumento natural del volcán hidromagmático de la Laguna de la Alberquilla, ubicado en lo alto de la Sierra de Puertollano, en el término municipal de Mestanza.

Dada su gran longitud y teniendo en cuenta el descenso pluviométrico hacia el este podemos encontrar una gran variedad en el paisaje vegetal. Todo este conjunto está cubierto por encinares y sus etapas de degradación principalmente, resaltando la introducción del olivar como un cultivo de secano leñoso que ha entrado a formar parte del paisaje de la comarca, en las sierras y pie de monte de muchos de los pueblos que la conforman.

Depresión de Almadén-Puertollano 31.8 kilometros

Posee algo más de 100 km de longitud y una anchura de unos dos kilómetros en las partes más estrechas y unos 10-15 km en las más amplias. Resulta mucho más accidentada, pues aparecen serrezuelas, sobre todo en el área de Almadén, aunque de escasa altura (por debajo de 700 m), y en menor medida en el sector de Puertollano, pero algo más altas (menos de 800 m generalmente). La presencia de los ríos Ojailén y en especial de los ríos Valdeazogues, Quejigares y Fresnedillas le comporta un valor natural importante, desde el punto de vista hidrológico y por la vegetación que alberga, lo que ha motivado su declaración como Lugar de Interés Comunitario.

Volcán del Alhorín 32.62 kilometros

Volcán de erupción estromboliana asociado a la fracturación del Valle de Alcudia. Presenta un relieve en forma de domo compuesto por piroclastos, de apenas 50 metros de altura, coronado por un pequeño cráter desportillado en forma de herradura del que han salido dos coladas lávicas fluidas.

Microrreserva de Murciélagos del Túnel de Niefla 32.7 kilometros

El Decreto 114/2002 de 3 de noviembre declaró microrreserva de quirópteros al Túnel de Niefla. Su importancia radica en que es el refugio invernal de quirópteros (murciélagos) más importante de Castilla-La Mancha y uno de los mejores de España, ya que en el interior del túnel se cobijan una gran variedad de especies de murciélagos, llegándose a contabilizar más de 5.400 individuos durante la invernada y hasta 700 durante los pasos primaveral y otoñal.

El túnel de Niefla es probablemente el mejor refugio invernal de Europa del murciélago mediano de herradura (Rhinolophus mehelyi) y el mejor refugio de España para otros dos tipos de murciélago: el murciélago grande de herradura (Rhinolophus ferrumequinum) y el murciélago de herradura mediterráneo (Rhinolophus euryale). Además es el segundo mejor en Castilla-La Mancha para el murciélago de cueva (Miniopterus schreibersi).

Sierra Sur de Alcudia 35.77 kilometros

Discurre paralelamente a la Sierra Norte de Alcudia de la que la separa el Valle de Alcudia, en torno a quince kilómetros. Se prolonga a través de unos 90 km con la misma dirección y con alturas predominantes de en torno a los 1.100 m.

Incluye desde las cercanías de Alamillo, con la Sierra de Valtravieso, a través de la Sierra de la Umbría de Alcudia (con la altura conocida como la Plaza del Judío, de 1.100 m) y las Sierras del Rey, Valdoro y Solana del Pino, hasta Chorrillo y Fresno, ya en el extremo oriental. También aquí destacan las fracturas, aprovechadas por vías de comunicación y por ríos, como el Puerto de Niefla, la hoz de Valdoro, en el río Montoro, y la del Fresnedas-Montoro.

La cubierta vegetal presenta una gran riqueza florística, dominando el estrato arbóreo, con especies propias del monte mediterráneo como la encina, el alcornoque, el quejigo y el roble en las zonas más altas y umbrosas, mientras que en el estrato arbustivo son los brezos, los madroños y los lentiscos las especies dominantes. Además añadir la importante avifauna presente, que ha dado lugar a la declaración de Zona de Especial Protección de las Aves de gran parte de esta unidad natural, siendo un claro reflejo los crestones cuarcíticos de Solanilla del Tamaral, que albergan una gran colonia de buitres leonados, entre otras especies.

Sin duda, nos encontramos ante un lugar de un alto valor ecológico como consecuencia de la escasa intervención humana y el alto grado de conservación.

Embalse de Carboneras 36.68 kilometros

Con el término de humedales englobamos a una serie de medios cuyo común denominador es la presencia de agua. Se engloban a una serie de medios muy diferentes entre sí. Los humedales variarán en el origen de sus aguas (acuíferos, lluvias, cuencas endorreicas…), en la composición (dulces, salobres y saladas), en la constancia de la lámina de agua (temporal o permanente) o simplemente en el origen del mismo (natural o antrópico).

Los humedales constituyen zonas de muy alto valor biológico, que proporcionan un refugio apto para el desarrollo de interesantes comunidades animales y vegetales. Sin embargo, su importancia no es exclusivamente ecológica: el hombre ha tenido siempre una estrecha relación con las zonas húmedas, especialmente para obtener de ellas alimentos mediante la caza, la pesca o la agricultura.

La vegetación palustre ha sido desde siempre una apreciado fuente de recursos de todo tipo. En el embalse de Carboneras se cortaban eneas, carrizos y castañuelas para la construcción de piezas de cestería y construcción de chozos de pastores.

Bajo sus aguas podemos encontrar una variada comunidad de peces en donde abunda la carpa y el blak-bass, acompañados de barbos, bogas de río y pardillas. Además destacar la presencia de especies como el cormorán grande, la garza real, el ánade real, el martín pescador y sobre todo la nutria. A todo este elenco de especies añadir otras menos vistosas pero igual de importantes como el buitrón, el ruiseñor bastardo, el carricero común, el carricero tordal, el galápago leproso, la polla de agua, el sapo corredor, la rata de agua, etc.

Las Calderas. Río Valmayor 37.12 kilometros

Es una gran hendidura que atraviesa de lado a lado el crestón cuarcítico de la Sierra de Navalmanzano, producida por un proceso de intensa erosión del río Valmayor. El río Valmayor es un río de la cuenca del Guadalquivir.

Río Cereceda 37.77 kilometros

Río típico de montaña perteneciente a la cuenca del Guadalquivir, nace en pleno Macizo de Sierra Madrona Quintana, en la Sierra de Dornilleros, en el término municipal de Fuencaliente, acabando su recorrido pasado el núcleo de Fuencaliente en la unión con el río Pradillo, pasándose a denominar Río Pueblo. A él van a parar numerosos arroyos y vertientes, destacando la Vertiente del Collado del Viento y el Arroyo de Peña Escrita.

La orla de vegetación que tiene a lo largo de su recorrido es rica y variada, pero destacan los robles melojos y los cerezos silvestres de su tramo inicial por el Valle del Cereceda, y la galería de alisos a partir de la Chorrera de los Batanes, trazado este de gran diversidad botánica y faunística, incluido dentro de la Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario.

Peña de Don Rodrigo 38.78 kilometros

Roble melojo de gran interés cultural y natural, dada su longevidad cercana a los quinientos años, de gran porte y dimensiones, características que le dan el nombre popular de El Abuelo. Está situado en el Macizo de Sierra Madrona Quintana, cerca de Peña Don Rodrigo, junto al camino del Robledo de las Hoyas, paraje de un alto valor ecológico, dentro del término municipal de Fuencaliente.

Macizo de Madrona-Quintana 39.43 kilometros

Las agrupaciones de sierras del sur de la provincia, que suelen incluirse en Sierra Morena, se articulan en torno a las sierras de la Garganta, Madrona y Quintana. Tienen una dirección oeste-noroeste y este-sudeste, con alturas culminantes que oscilan entre 1.100 y 1.300 m, y son las más importantes del denominado antiguamente Sistema Mariánico. Considerada esta unidad desde San Benito hasta las sierras al sureste del Hoyo, mide unos 70 km. Aunque la toponimia otorga habitualmente el término de sierras también a estos conjuntos, son en realidad algo más complejos que las sierras de Alcudia. Por eso en ciertos casos podemos hablar de macizos, si bien no presentan ni el dibujo redondeado, ni el característico amontonamiento de sierras del Campo de Calatrava, de los Montes de Ciudad Real y de los Montes de Toledo.

Las elevaciones más modestas (800-1.000 m) comprendidas entre Madrona-Quintana y las sierras Sur de Alcudia pueden incluirse en la presente unidad o considerarse de transición entre ambas.

Geomorfológicamente se trata de un anticlinal conservado en el nivel de los duros roquedos cuarcíticos, aunque se encuentra intensamente excavado en ciertos lugares: el valle del río del Pueblo, el del Cereceda y el Valmayor, donde afloran las pizarras y areniscas del Ordovícico o los esquistos precámbricos similares a los de Alcudia.

Se trata de uno de los macizos montanos mejor conservados de la Meseta sur, donde se puede disfrutar de algunos de los más hermosos paisajes de la zona. La conjunción de varios factores, entre los que destaca la inaccesibilidad, la pervivencia de grandes propiedades o la escasa densidad demográfica, ha permitido la preservación de un espacio que, por sus valores geomorfológicos, biogeográficos (botánicos, faunísticos) y estéticos, es merecedor de un alto nivel de protección. Actualmente está catalogado como Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección de las Aves.

Se localizan aquí las alturas más importantes: la Sierra de la Garganta-Puerto Viejo (1.266 m), Sierra Madrona con Ahulagas (1.311 m), la Sierra de Dornilleros (1.328 m), la Sierra de Navalmanzano (que con 1.332 m constituye el punto culminante de Sierra Morena) y Sierra Quintana (1.290 m).

La configuración geomorfológica y unas alturas relativamente importantes han hecho que se convierta este espacio en el más húmedo del territorio, sobrepasando los 700 mm anuales.

Su diversidad es muy amplia, configurando con ello diferentes hábitats, con un mayor o menor grado de degradación, donde la coexistencia de las especies características del monte mediterráneo, como la encina, el alcornoque, el quejigo y el roble melojo toma relevancia. Resaltar en Sierra Madrona la presencia de los robledales mejor conservados y de notable extensión al sur de la meseta, con un cortejo arbóreo acompañante formado por serbales, arces y cerezos silvestres. La fauna que puede contemplarse también es muy variada y constituye una de sus mayores riquezas, con especies tan emblemáticas como el águila real, el águila imperial ibérica, el águila perdicera, el búho real, el buitre negro, el ciervo, el gato montés, el meloncillo, el jabalí o el lobo ibérico, sin obviar la gran representación de anfibios, reptiles e invertebrados.

Sierras y Valles del Montoro y Robledillo 40.51 kilometros

Vistas desde la Sierra Sur de Alcudia o desde Sierra Madrona, estas sierras se perciben como algo menos importante y más modesto de lo que en realidad son. Asimismo, desde el punto de vista geomorfológico, constituyen la transición entre las dos unidades naturales, labradas en las duras cuarcitas armoricanas. Sin embargo, se trata de una unidad cuyas alturas están comprendidas entre 700 y 1.000 m y, aunque sus roquedos no sean tan resistentes, han logrado aguantar los duros procesos erosivos, quedando en resalte. Este paraje forma un impresionante graderío, en cuyas partes más bajas circulan refugiados como actores principales el río Montoro y el Robledillo, secundados por una gran red de arroyos y vertientes que esconden bosquetes ribereños de gran valor a base de alisos, fresnos y sauces. En esta alternancia de zonas altas y bajas dominan en el estrato arbustivo extensos brezales y en las hondonadas de manera más puntual las hidroturberas. La fauna dominante es la propia de estos ecosistemas como el martín pescador, el ruiseñor común, la oropéndola, el turón, el tritón ibérico o la ranita de San Antonio, entre otras muchas especies.

Microrreserva de los Túneles del Ojailén 41.04 kilometros

Los túneles del Ojailén constituyen uno de los más importantes refugios de invernada de quirópteros en la región, que utilizan los túneles de ferrocarril actualmente en desuso, situados en las cercanías del río Ojailén. Durante el invierno albergan cerca de 2.000 individuos pertenecientes a cuatro especies, entre los que destaca la colonia de murciélago mediterráneo de herradura (Rhinolophus euryale) y de murciélago grande de herradura (Rhinolophus ferrumequinum).

Mina del Valmayor 42.13 kilometros

La mina del Valmayor destaca por ser un importante lugar de cría de murciélagos en Castilla-La Mancha, ya que se estima que unos 4.900 ejemplares de siete especies diferentes utilizan estas minas para su reproducción. De entre todos ellos destaca la colonia de murciélago ratonero grande (Myotis myotis) con más de 35.000 individuos durante la época de cría, considerada la mayor colonia de esta especie en la Comunidad Autónoma.

Hoz del Fresnedas 42.15 kilometros

Hendidura que atraviesa de lado a lado el crestón cuarcítico de la Sierra de la Solana de Alcudia, producida por un proceso de intensa erosión remontante del río Fresnedas, que describe una amplia vuelta al encaminarse primero hacia el valle del Jabalón, para después retroceder y cruzar el Valle de Alcudia.

Río Robledillo 42.17 kilometros

El río Robledillo tiene su nacimiento en la vertiente norte de Sierra Madrona, entre los términos municipales de Fuencaliente y Solana del Pino, en el paraje denominado “Valle Hermoso”, en la cuenca del río Guadalquivir. A lo largo de su recorrido va sumando las aguas impetuosas de las umbrías y gargantas de Sierra Madrona y Rebollera por su lado sur, con las aguas más remansadas de los barrancos de la Sierra Alcoba por su lado norte. La vegetación leñosa ligada a los tramos fluviales está constituida por alisedas, fresnedas, saucedas, tamujares y brezales higrófilos, mientras que la del fondo de los valles se compone principalmente de encinares. A este tipo de vegetación se suma un variado repertorio de formaciones helofíticas, anfibias y acuáticas, entre las que destacan las comunidades de cárices amacollados. Cerca de su desembocadura pasa por el estrecho fluvial denominado como “Estrecho del Chorrillo”, también conocido como la “Garganta de las Juntas”, que separa las Sierras de Solana del Pino y de las Tembladeras. Desde el punto de vista botánico las comunidades vegetales más interesantes de este estrecho y su entorno son las que se encuentran asociadas al medio fluvial, en particular las galerías arbóreas y arbustivas, y las comunidades acuáticas de la desembocadura del Río Montoro, especialmente las que llevan “Marsilea bastardae”, especie en peligro de extinción. También tienen gran interés los encinares de umbría y los acebuchales. Pasado este “Estrecho del Chorrillo”, el río Robledillo desemboca en el Jándula, dentro ya del término municipal de Mestanza.

Sierras Garganta-Madrona 42.21 kilometros

Al sur de las sierras de la Garganta-Madrona-Quintana se desarrolla un área deprimida (600–700 m), relativamente llana y de grandes dimensiones, 62 km de longitud por 6 km en su parte más ancha: el pie de monte meridional de la sierra. Se extiende ya en Andalucía, aunque también está incluida en una pequeña parte en la Comarca del Valle de Alcudia. Los roquedos menos resistentes (esquistos, pizarras) y la presencia de los glacis de las rañas han conformado estas planicies que se encuentran cubiertas de encinares adehesados, en algunos casos de cierta densidad. Otras formaciones vegetales importantes son las saucedas, ubicadas en tramos fluviales lentos, generalmente sobre depósitos recientes de arena y grava, siendo especialmente frecuentes en las vegas arenosas del río Guadalmez.

Hoz de Riofrío 44.72 kilometros

Es una gran hendidura que atraviesa de lado a lado el crestón cuarcítico de la Sierra de la Umbría de Alcudia, producida por un proceso de intensa erosión remontante de la confluencia de los ríos Fresnedas y Montoro a su salida del Valle.

Río Guadalmez 45.01 kilometros

El cauce serpenteante del Guadalmez hace frontera en la mayoría de su tramo entre Ciudad Real y Córdoba, para acabar introduciéndose en Badajoz. Forma parte de la red Natura 2000 y nos ofrece en sus riberas fresnedas, saucedas, adelfares, tamujares y juncales en un buen estado de conservación. Mantiene poblaciones de ciprínidos autóctonos, aunque desgraciadamente algunos de ellos en clara amenaza. El Guadalmez y sus afluentes también albergan otro pez endémico de España que ha visto mermadas fuertemente sus poblaciones hasta el punto de considerarse especie vulnerable: el jaramugo o calandino.

Microrreserva de Murciélagos de la Mina Los Pontones 45.3 kilometros

La Mina de los Pontones, en Mestanza, es también uno de los refugios más importantes de cría de quirópteros de la región, en la que se han llegado a detectar hasta 6.400 ejemplares de seis especies distintas.

Hoz del Montoro 45.32 kilometros

Es una gran hendidura abierta en el crestón cuarcítico de la Sierra de la Umbría de Alcudia, producida por un proceso de intensa erosión remontante del río Montoro, en los aledaños de la confluencia con el río Fresnedas, paso previo a la Hoz de Riofrío.

Río Rigüelo 49.22 kilometros

Situado al este de la Comarca, en el término municipal de San Lorenzo de Calatrava, forma parte de la cuenca del Guadalquivir. La presencia de este río le confiere al Valle de Alcudia en este sector un valor natural importante, tanto desde el punto de vista hidrológico como por la vegetación que alberga.

Hoz del Río Jándula 49.24 kilometros

Es una gran hendidura que atraviesa de lado a lado el crestón cuarcítico de Sierra Madrona, producida por un proceso de intensa erosión remontante del río Jándula a su salida del Valle del Montoro y Robledillo.

Sierra de El Hoyo 50.91 kilometros

Es una unidad natural de un alto valor ecológico, transición entre las Sierras de Alcudia y Sierra Madrona, en donde destaca la Sierra del Herruzo, con una altura máxima de 1.103 m. Es refugio de bosques de una singular belleza, cuya cubierta arbórea está dominada por la encina y el alcornoque.

La fauna presente es la propia de este tipo de bosques, destacando especies como el águila real, el búho real, el meloncillo, la garduña, el ciervo, el jabalí, el corzo, etc. Destacar la presencia del lince ibérico, al ubicarse esta zona en el área de campeo del Parque Nacional de Andújar, potenciando el ya de por sí alto valor ecológico de estas sierras.

Sierra de San Lorenzo de Calatrava 52.6 kilometros

Continuación de la Sierra de la Umbría de Alcudia, fragmentada por medio por la confluencia de los ríos Montoro y Fresnedas, a través de la Hoz de Riofrío, es una unidad paisajística de alto valor ecológico. Su orientación es de oeste a este, labrada sobre la dura cuarcita armoricana, donde destaca la Sierra de las Tembladeras, con el Fresno a 1.165 m, y la Sierra del Agua, con una altura máxima de 1.037 m en el pico del Agua.

La presencia del río Rigüelo en el pie de monte le comporta un valor natural importante, desde el punto de vista hidrológico y de la vegetación que alberga.

La cubierta vegetal se encuentra dominada por enebrales en las zonas más rocosas y elevadas, mientras el estrato arbóreo se encuentra dominado por encinas, alcornoques, quejigos y robles en las zonas más altas y umbrosas, enriquecido con especies propias del monte mediterráneo como brezos, madroños, cornicabras, lentiscos, mirtos, agracejos, acebuches, durillos, piruétanos, etc.

Toda esta diversidad botánica se complementa con una rica y variada fauna, en donde destacan especies como el águila real, el águila perdicera, el buitre leonado, el carabo común, el ciervo, el jabalí, el corzo, el meloncillo, la comadreja, el tejón, el lobo ibérico, etc.

Mostrando 54 resultados